PRIMEROS DESCUBRIMIENTOS DE ICTIOSAURIOS EN EL PARQUE NACIONAL TORRES DEL PAINE:

UN VIAJE AL PASADO

El misterio del ictiosaurio: parecido a los delfines pero ...
Fuente: ABC Noticias

Aunque solo han transcurrido 2 décadas desde el primer hallazgo de Ictiosaurios en Torres del Paine, reconstruir la historia de los fósiles del Tyndall puede ser una interesante y ardua tarea, en que se combinan protagonistas chilenos y extranjeros,de las más diversas áreas de la ciencia.

En 1997 una pareja de guías chilenos que trabajaba en el Hotel Explora, visitó el área cercana al glaciar Tyndall, en el Parque Nacional Torres del Paine, en sus días de descanso. Esta pareja encontró una roca rodada que llegó al lecho del río,arrastrada por el glaciar o algun aluvion.Al quebrarse,quedaron a la vista los resto de un animal,que mucho más tarde se supo,era un ictiosaurio. Ellos fueron los primeros en informar un hallazgo de fósiles de este tipo.Los restos comprenden de 17 vértebras bicóncavas asociadas a costillas.

Dos años más tarde en 1999, una expedición  encabezada por los glaciólogos Gino Casassa y Andrés Rivera, junto a la ingeniera quimica Maria Angelica Godoi y el nivometrista de la Dirección General de Aguas, Jorge Quinteros, se trasladó al sector para evaluar posibles perforaciones hasta la base rocosa de Campo de Hielo Sur. Acompañados por los investigadores japoneses Shiro Kohshima y Nozomu Takeuchi del Tokyo Institute of Technology, y Takayuki Shiraiwa y Keiji Kubota, de la Universidad de Hokkiado, encontraron los primeros restos en roca madre, encontraron la columna y aleta de un ejemplar adulto, del cual dejaron fotografías.

Esta expedición  para la búsqueda de Ictiosaurios en Torres del Paine se dividió en 2 equipos: uno que trabajaba en la zona de acumulacion con el objetivo de obtener un corte lo más profundo posible y el otro grupo realizaba una segunda ronda de mediciones en la superficie glaciar de ablación y desplazamiento.

Dada la sucesión de hallazgos, estos permitieron suponer que se había accedido a un sitio especial,donde algo había provocado la concentración de fósiles. A partir del 2001, el sector bautizado como Meseta de los ictiosaurios, se encontraron restos de fósiles bebés.

La importancias de estos hallazgos radica en que uno de ellos conservaba la aleta caudal derecha a través de la cual el individuo pudo ser identificado.

A raíz de lo sucesivos hallazgos de Ictiosaurios en Torres del Paine y un proyecto presentado por Judith Pardo, el gobierno regional financió una nueva salida a terreno, donde un año después se registraron 9 nuevos fragmentos de ictiosaurio, entre ellos una mandíbula con dientes,un ictiosaurio con cabeza, órbita ocular y ambas aletas. También se detectaron dos columnas vertebrales de los ictiosaurios más grandes que se han encontrado, uno de ellos con ambas aletas posteriores, además de numerosos peces.

Los baqueanos cumplen una función indispensable en estas expediciones  ya que estos guían a los científicos entre las blandas turbas,frondosos bosques, peligrosos meandros y vados.

De Chile a Alemania 

El año 2009, el sector del glaciar Tyndall fue nuevamente escenario de una expedición científica de un grupo de científicos alemanes y chilenos que trabajaron para retirar un esqueleto completo, que sería trasladado a Alemania para su posterior estudio y devolución al país en 2012. Fue la Primera Campaña de extracción de un ejemplar de este tipo en la zona.

La campaña corresponde al trabajo de campo del proyecto “ Ictiosaurios del Jurásico superior-Cretácico inferior en el Parque Nacional Torres del Paine”, liderado por los paleontólogos alemanes Wolfgang Stinnesbeck (universidad de Heidelberg) y Eberhard Frey(Museo de Historia NAtural de Karlsruhe) y que es parte de la tesis de doctorado de la porvenireña Judith Pardo.

Sumando todos los hallazgos, en la Meseta de los Ictiosaurios, han sido detectados hasta hoy 34 esqueletos de estos grandes reptiles marinos que dominaron los mares entre el Triásico temprano( hace 240 millones de años), a través del Jurásico y hasta pasado el Cretácico temprano(93 millones de años antes del presente).

Fuente:WOLFANG STINNESBECKI
Fósil de ictiosaurio hallado en el sur de Chile.

Sobre los Ictiosaurios

Los Ictiosaurios se asemejan a un pez o un delfín, pero eran reptiles y grandes cazadores. Su nombre viene del griego ichtyos=pez y saurus=reptil. Median entre 2 y 4 metros de longitud y estaban perfectamente adaptados al mundo marino, con un esqueleto similar al de los peces,una gran aleta caudal y extremidades que empleaban como timones. A semejanza de los delfines, respiran en la superficie y eran vivíparos,es decir, no ponen huevos sino que parían a sus crías. Una gran diferencia con la mayoría de los reptiles de esa época.

Fuente: El Mercurio